AdCeutaFC

Nos gusta el fútbol

Futbol infantil: los padres complicados

Se supone que tiene que ser una diversión, que los niños puedan jugar al fútbol sin preocupaciones, pero muchos padres minan el disfrute de sus hijos cuando juegan al fútbol. Gritan, les dan ordenes, se enfadan si no lo hacen bien y lo único que consiguen es que el niño les mire continuamente para buscar su aprobación, cosa que los padres no dan cuando sus hijos juegan mal, o no lo hacen como ellos querrían.

Y lo peor de todo, es que estamos relatando lo que pasa en un partido de entrenamiento un sábado por la mañana. Un partido en el que no se juega nada.

Futbol infantil: los padres complicados

Lamentablemente, hay muchos padres así. No es de extrañar que el 70% de los niños hasta 13 años abandonen todos los deportes que empiecen. ¿La razón principal? La presión de los padres.

Los padres presionan a sus hijos para que sobresalgan, y los pequeños se ven sometidos a una gran tensión para poder cumplir lo que sus padres esperan de ellos, aunque no les guste ni el deporte que están practicando.

Esto puede tener una explicación en que los padres disfrutan viviendo vicariamente a través de los logros de sus hijos, o que creen conocer la manera correcta de jugar y piensan que sus comentarios y ayuda es beneficioso para el desarrollo de sus hijos. Pero nada más lejos de la realidad.

Para muchos jóvenes futbolistas, la etapa de competencia en si misma, proporciona su propio nivel de estrés. La presión de ser el mejor para que no te echen del equipo es muy intensa, y si además tienes que aguantar los consejos e indicaciones de tus padres gritando que así no se hace el pase, la presión se hace insoportable.

Lo mejor, es dejar que el entrenador de las indicaciones y los consejos a los niños. Es el que sabe más del tema, y quién puede enseñarle a jugar de la mejor manera. Nosotros, como padres, deberíamos limitarnos a animar y apoyar a nuestro hijos en el deporte que le guste. La sola presencia en los partidos y los entrenamientos es suficiente para que ellos sepan que les queremos y apoyamos.

Hay que tomarse esto muy en serio, ya que es importante para el niño que sepa que si comete un error, no pasa nada. Que tu vas a estar ahí para ayudarlo a hacerlo mejor.

Muchos padres se olvidan de que el niño todavía está en desarrollo de la habilidad y que sólo porque esté inscrito en un equipo, ya tienen que estar obligados a jugar siempre a un alto nivel. Pero para que el niño tenga éxito en el deporte, es justo al revés.